miércoles, 6 de mayo de 2009

Glosario: A propósito de la higiene

Por: Nadia Rosso

A propósito de la higiene

No, no quería, por el amor de Safo, hablar de ese tema. Esa palabreza que locutores, reporteros y políticos confunden con otra, más cotidiana. Esa que empieza con i, y lleva una z. Bueno, a estas alturas, por la invasión mediática, sé que saben de qué hablo.

Pues bien, no hablaré de aquél virus ni de aquéllos que lo decretaron, hablaré, de hecho, de la higiene.
Evitar lugares concurridos, no saludar de beso, mano ni abrazo (no saludar, pues), lavarse las manos, toser en el codo de una (suena difìcil, ¿eh?), en fin. Medidas de higiene, ¿verdad?

Les diré yo que lavarse las manos y no toserle en la cara a los transeúntes son, de todas esas, las únicas medidas de higiene. Las otras, más bien de aislamiento social.
El otro día oí a la señora X decir:

Bueno, al menos esto va a servir para que cambiemos nuestros hábitos de higiene. A una se le olvida y anda abrazando y saludando de beso a la gente. Esos hábitos tendremos que cambiarlos.

Ah, pero la señora X no es la única en decirlo. Lo he oído y leído ya demasiadas veces.
Cambiar nuestros hábitos, ser más higiénicos. No compartir la comida ni los objetos, no dar la mano, abrazar o besar. No compartir babas, no compartir fluidos. No compartir. No compartir. No besar. No besar. No abrazar. No abrazar...

¿Es higiénico el aislamiento social? ¿Es higiénico evitar el contacto con otros seres humanos? ¿O incluso animales? (recuerdo que hace poco algún incauto preguntó a un experto ¿Pero, sí puedo acariciar o besar a mi gato?).

Déjenme decirles, lesbianas mías, que el amor, el afecto, la convivencia y el sexo son de lo más antihigiénico. ¡Asco! Fumar la pipa de la paz. Compartir el vaso de agua de horchata. Robarle un trocito de pastel de chocolate a tu mujer. Besar en el cachete a tu mejor amigo. Abrazar a tu madre consternada. Platicar sin tapujos con tus amigas lesbianas. Reír desfachatadamente mirando los simpson. Pedirle una chupada de paleta a... quien gustes. Oh, pero olvidamos lo más antihigiénico: prácticas eróticas. No hay nada más asqueroso que besar en la boca, más aún, compartir babas, entrelazar lenguas. Sucio, sucio. Virus, virus. Y llegamos aquí a la práctica más antihigiénica de la historia: el sexo. Intercambio de todo tipo de fluidos, sudor, saliva, fluidos sexuales. Prohibido compartir, prohibido desnudarse y vulnerar nuestro cuerpo, y por qué no, nuestra alma. Prohibido saborear el cuerpo de tu amanta, prohibido lamer, besar, ¡tribadear!

Seamos higiénicas, queridas mexicanas, no convivamos con otros humanos, fuente segura de contagio, pero sobre todo: no compartamos. Ni objetos, ni ideas, ni momentos, ni caricias, besos, abrazos, ni el sexo. Cuidémosnos del virus mortal de la interacción.

Eso sí, no me acusen de proselitista del virus, juro que no soy su aliada, y por eso les digo con firmeza: no le estornuden en la cara al vecino, lávense las manitas, pero compartan, abracen, besen, tengan sexo, quieran, amen.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

salud por eso!!!

Karla dijo...

Yeah!!!

Me gustó mucho y estoy totalmente de acuerdo contigo :)

Saludos!!!

Eres la visitante número

Free Web Counter